¿IR A LA UNIVERSIDAD SIGUE SIENDO UNA BUENA INVERSIÓN?