MALOS MOMENTOS EN EL TRABAJO…

Tengo a mi cargo el trabajo de varios empleados. Una de ellos, pongamos que se llama Marta, fue compañera mía durante unos cuantos años hasta que yo asumí el cargo de supervisora. Anteriormente teníamos la misma categoría laboral. Con la diferencia que Marta con tan solo dos años de incorporada a la empresa por sus atributos físicos se hizo muy amiga del dueño, llamémoslo Alberto.
Este hombre no escatimaba elogios para ella. Peleaba con su esposa en su casa y venía a la oficina y descargaba su furia en dos o tres personas, una de ellas era yo. Pero con Marta era distinto, con ella se consolaba. Pasado un tiempo y por cambios internos, me dieron un puesto de supervisora. Y una de las personas a mi cargo es Marta. He tratado de ser imparcial y valorar su trabajo, que es bueno. Pero no soporto su forma de ser. Día por medio está con mala cara.
Además nunca superé los malos momentos que ella y el Sr. Alberto me hicieron pasar. No soporto trabajar con Marta. Cuando ella vino a la oficina todo cambió, en mi sector se valoraba la aptitud y la actitud, y no tener una linda cola, lindas tetas y melena rubia. Pero un día me enteré que ella con tan solo dos años de trabajo cobraba igual que yo sin tantas responsabilidades y todo eso por ser rubia, gustarle al dueño y ser su amiga.
Eso me enfureció mucho. Y no lo pude superar a pesar que hoy las cosas cambiaron y nuevamente se valoran la aptitud y la actitud. Quisiera poder superarlo pero no puedo. Desearía que estas dos personas no trabajaran más en esta oficina. Con el resto de los directivos y compañeros está todo bien. Gracias por leer esto. Creo que soy muy rencorosa y no puedo superarlo! 

Califica esta confesión
5/5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *